“Piano y voz para una revolución romántica”, colofón de las Jornadas sobre 1868 en Béjar

El mismo día en que se cumplían 150 años de los hechos revolucionarios en los que Béjar tuvo un gran protagonismo, el Centro de Estudios Bejaranos y la Asociación Béjar 68 cerraban sus jornadas de estudio con un concierto conmemorativo, que constituyó en sí mismo un acontecimiento histórico, porque con este motivo se han recuperado y dado a conocer una serie de piezas de aquella época, que desde hace más de un siglo permanecían mudas en los estantes de los archivos. Las encargadas de darlas a conocer al público bejarano fueron Caridad Argente Pereira (voz y piano) y Marina Fernández Rueda (piano).

En un Teatro Cervantes lleno, Caridad interpretó al piano La Libertad de Manuel Albasanz, una tanda de seis valses dedicados a los principales lugares que protagonizaron la revolución, entre los cuales está el titulado Béjar. Como complemento a los disparos y “vivas” que sugería la obra, “la artillería” y los “gritos del pueblo” estuvieron también presentes gracias a la colaboración de Fernando y Pablo Muñoz, componentes del grupo de rock “Diacepam” de Béjar y de un grupo de alumnos del IES “Ramón Olleros”, junto con su profesora Rocío Alcubierre. Después se interpretó música de Francisco de la Riva (1816-1876), marqués de Villa-Alcázar, excelente pianista y compositor aficionado, que fue alcalde liberal de Salamanca, entre otros muchos cargos. Como colofón de la parte de música recuperada, pudimos escuchar dos nanas pertenecientes a La cuna real, que el salmantino Martín Sánchez Allú (1823-1858) dedicó a Isabel II con motivo del nacimiento de la Infanta Isabel.

El resto del concierto presentó música habitual en los programas actuales y también en los de aquella época revolucionaria en que en España brilló la zarzuela y en el resto de Europa la música para piano. Hubo dos romanzas de zarzuela, una de El Barberillo de Lavapiés de F. A. Barbieri y otra de La Tempranica de Gerónimo Giménez y, finalmente, Marina interpretó un estudio de Chopin y dos piezas de Años de peregrinaje de Lizst, todas de gran dificultad técnica y expresiva, que la joven intérprete dominó con maestría mientras en el Cervantes reinaba un absoluto silencio.

En resumen, fue un magnífico concierto, que reunió obras del entorno de “La Gloriosa”, que sólo conocían nuestros antepasados, junto con piezas hoy completamente consagradas. Y hay que resaltar la maestría de estas dos intérpretes, entre las cuales existe una gran compenetración, pues Caridad, además de excelente soprano y pianista, fue la primera profesora de piano de Marina, reconoció enseguida su talento y la guió hacia este camino en el que esta joven bejarana ha ganado ya varios premios nacionales e internacionales.

Josefa Montero García

Noticia publicada el .

Acerca de Centro de Estudios Bejaranos

El Centro de Estudios Bejaranos (CEB), pese a ser el último creado en Salamanca tras el de la capital provincial y el de Ciudad Rodrigo, cuenta ya con una existencia que supera la veintena de años. Constituido por el Ayuntamiento de la ciudad, en 1992, con el objetivo de fomentar las actividades científicas, literarias y artísticas en el ámbito de Béjar y su comarca[1], el CEB ha venido desarrollando puntualmente y dando efectivo cumplimiento, desde el momento mismo de su instauración, a este dictamen de sus estatutos. Así lo testimonian las actividades realizadas para hacerse presente en la sociedad bejarana, dinamizar su vida cultural y difundir los estudios e investigaciones que han ido realizando sus miembros sobre los múltiples aspectos de la ciudad en el pasado y en la actualidad. Se cuentan entre estas actividades los distintos ciclos de conferencias divulgativas sobre contenidos de diversas disciplinas como historia, arte, geografía, arqueología, literatura, etnografía, música y otras; la organización de varios cursos de verano acerca de la historia y el patrimonio industrial de Béjar; los intercambios de publicaciones que se mantienen con diferentes instituciones culturales; la convocatoria del Premio “Ciudad de Béjar” para trabajos de investigación sobre la ciudad o su ámbito comarcal; la colaboración con otras asociaciones educativas y culturales y el casi medio centenar de publicaciones (16 números de la revista Estudios Bejaranos; 25 discursos de ingreso de sus miembros numerarios; 6 libros de la serie Varia Bejarana; 1 volumen de la Historia de Béjar…)[2], además de la emisión de informes a diversos organismos e instituciones y un largo etcétera de diferentes actos e iniciativas con los que, desde su fundación, ha pretendido estar presente en la sociedad bejarana como principal referente cultural e intelectual de la ciudad. El CEB ha contado desde su inicios y hasta ahora con 6 presidentes -incluyendo al que esto escribe- y con otras tantas Juntas Rectoras; de los 19 integrantes originarios se ha pasado, tras sucesivas incorporaciones, algunas defunciones y bajas de varios miembros, a los 35 con que cuenta en la actualidad. De éstos sólo 18 son miembros numerarios de pleno derecho, tras haber accedido a esta condición mediante la lectura de un discurso de ingreso, y 1 se encuentra en la situación de supernumerario. Ha sido norma habitual del CEB, en todo el tiempo en que viene cumpliendo su cometido en la cultura local, conectar y establecer vínculos de mutua colaboración con otras asociaciones y entidades de la ciudad y la comarca. Para ello ha practicado y cultiva una habitual y franca relación con todas las instituciones educativas y culturales instauradas con similares o parecidos objetivos entre las que se encuentran la E.T.S. de Ingenieros Industriales, el Casino Obrero/Ateneo Cultural, el Museo Judío “David Melul”, el Grupo Cultural “San Gil” o el Colectivo “Teatro Telar”, entre otras. También mantiene, fuera de la ciudad a nivel autonómico y nacional, intercambios de libros y publicaciones con otros centros de análogas características, universidades e instituciones. Actualmente desea potenciar esta faceta de su actividad ampliando el número de los destinatarios de sus intercambios e incluyendo a instituciones de ciudades portuguesas próximas, al considerar que el número y calidad de las publicaciones propias pueden aportar, como recíprocamente recibir, información y reseñas de interés. En su deseo de ofrecer a cualquier investigador la posibilidad de divulgar sus trabajos y estudios, anualmente –como ya se ha indicado- convoca el Premio “Ciudad de Béjar” para fomentar la investigación en su sentido más amplio en el ámbito de la ciudad y su comarca tanto histórica como actual. El citado premio, cuya convocatoria se inicia en el mes de febrero y se cierra al finalizar el mes de octubre, consiste en una asignación económica al autor del trabajo premiado y la edición del mismo por el CEB en su sección de publicaciones de Varia Bejarana. Actualmente el CEB prepara la edición del 2º volumen de la Historia de Béjar que se encuentra en fase de revisión de originales y actualización bibliográfica, así como de aportación de material gráfico: fotografías, dibujos y planos que ilustrarán la obra. Su publicación, auspiciada por la Diputación Provincial de Salamanca, podría ver la luz en el tercer trimestre de este año 2013. Antonio Avilés Amat Vicepresidente del Centro de Estudios Bejaranos.